TX Metronews - шаблон joomla Продвижение

Bueno es culantro, pero no tanto

Es por ahí donde hay que empezar, en hacer que la justicia pueda ser justa, pronta y cumplida. 

Por: Luis Ernesto Ruiz Cardozo

Es lo que se podría decir de la actitud exagerada del gobierno con los veedores de la ONU en sus actividades de verificar cómo va desarrollándose el proceso de desmovilización de la guerrilla; y de paso se echaron su bailadita en la celebración del fin de año.

Otro tanto pasó en el encuentro que tuvieron unos miembros de la policía con algunos guerrilleros. Qué mejor que puedan encontrarse y no agarrarse a bala. Lo lógico es que la cordialidad se exprese. ¿Acaso no vieron al Comandante en Jefe de las Fuerzas Militares, el señor Santos, en estrecho abrazo con el señor Timochenko, en las diferentes oportunidades cuando quisieron contarle al mundo que ya no habría más bala, que ahora todo era en paz? Hasta Nobel le dieron.

Lo bueno es ver que ya pueden estar cerca sin echar mano del fusil, de pronto hasta una partidita de fútbol convendría, con camisetas enlucidas con palomas de diferentes colores. Lo mejor es que dejen esas exageraciones y mejor se ponen a ver cómo les van a reponer a las víctimas todo el sufrimiento que tuvieron en esta guerra insensata que vivimos.

Por ahora vamos entendiendo que la paz no está a la vuelta de la esquina, el camino que nos queda es largo para recorrer, para poder ir por la calle sin mirar atrás a ver quién nos sigue, para quitarnos el celular y de paso pegarnos una puñalada.

No podemos seguir con la excusa que es la pobreza la madre de este desorden. Es el estar seguros que las cosas pasan y no hay castigo al victimario. Sí, las cárceles están llenas, ya no les cabe un tinto, pero es porque la justicia no funciona y los expedientes son tan grandes que ya no caben en ningún juzgado. Les hemos dado tantas gabelas, que ahora ellos se mantienen entutelados y los abogados manejan los pleitos en una cadena interminable que hacen que estos no tengan fin. Es por ahí donde hay que empezar, en hacer que esta pueda ser justa, pronta y cumplida.

Mientras esta no se reforme no habrá paz.