TX Metronews - шаблон joomla Продвижение

LOS TRES CASOS DE RESISTENCIA CIVIL EN COLOMBIA

Laureano Gómez Castro en 1934, Alberto Lleras Camargo en 1949 y el movimiento ciudadano "Un Millón de Voces contra las FARC" en 2008, han sido los tres casos que Colombia ha vivido una convocatoria de resistencia civil. 

Tomado de www.caracter.co

Vimos y escuchamos, a lo largo de esta semana, reacciones de todo tipo, desde todos los partidos de la Unidad Nacional, a la convocatoria de “resistencia civil” lanzada por el expresidente Uribe. La primera estuvo a cargo del ministro Cristo, que señaló la iniciativa de delirante; el senador Barreras del partido de la U, la calificó como una convocatoria contra  la paz; el liberal Horacio Serpa no la definió, pero sí a la lucha armada como una segura consecuencia; y hasta dio para que la senadora Claudia López, en una escena eufórica y de mal gusto, la redujera a un acto de robo por la no asistencia a un debate en el Congreso, el día miércoles, de la bancada del Centro Democrático.

 

La confusión y sus diversas manifestaciones han tenido lugar, por ser la resistencia civil, algo desconocido para la mayoría de las generaciones presentes; pero la historia política de Colombia aporta dos casos que marcaron el rumbo de la Nación: el fraguado por Laureano Gómez en 1934, y el orientado por el expresidente Alberto Lleras Camargo, a finales de 1949. El primero surgió cuando Gómez, líder conservador y presidente del Senado,  vio venir una hegemonía de gobiernos liberales, y en aras de una oposición partidista radical que la detuviera, llamó a la resistencia civil para hacer prácticamente invivible, el ambiente de la República, objetivo que estimuló una violencia partidista de amarga recordación. Su acción opositora alcanzó su objetivo 11 años después, con la renuncia del presidente López Pumarejo, y el regreso al poder a los conservadores en 1946.

 

Con la gesta política de Gómez, tuvieron lugar los asesinatos del candidato  presidencial liberal Jorge Eliécer Gaitán (1948) y del congresista del mismo partido Gustavo Jiménez (1949), hechos que provocaron una crisis de violencia que se intentó resolver con la clausura del Congreso. Ante el resquebrajamiento del Orden Constitucional, intervino el expresidente liberal Alberto Lleras Camargo, para convocar la resistencia civil, en  defensa de la Patria, por medio de un muro de resistencia para detener a los violentos, el cual debía confluir en la conformación del incontrastable y mayoritario Partido de los Patriotas, que siempre se reunió en los momentos de crisis, que siempre logró resolverlas, y se disolvió siempre silenciosamente, sin exigencias y sin presentar la cuenta de sus servicios incalculables. Esta nueva versión de resistencia civil en Colombia, terminó por colapsar en 1958, al régimen dictatorial instaurado en 1949.

  

 

Uno de estos dos antecedentes, orientan el propósito del expresidente Uribe: su resistencia civil estará ajustada a la de Lleras, si resulta una acción política pacífica, pública y constante, en contra de un acuerdo que prevé el rompimiento del orden constitucional de Colombia; y adversa a la de Laureano Gómez, que fue constante, pero violenta y clandestina, y abiertamente contradictoria de otros referentes mundiales, como los casos de Martin Luther King para promover los derechos civiles en Estados Unidos, Mandela en Sudáfrica para acabar el apartheid; y Portugal, Irán, Filipinas y varias Repúblicas Soviéticas, para liberarse de sus respectivos regímenes; incluso, de la movilización colombiana de Un Millón de Voces contra las FARC de 2008, que es referida por los autores Adam Roberts y Timothy Garton Ash, como un caso reciente de resistencia civil en el Mundo.